miércoles, 25 de marzo de 2015

"Minifaldas en bici" como reclamo publicitario (opinión)

Cansada de que se siga utilizando el cuerpo de la mujer como reclamo publicitario, el colmo es verlo en temas relacionados con la bici. 


Pero pasa. Y no me refiero a que salga una chica guapa sentada en una bici, sino a las "minifaldas en bici" y con planos innecesariamente provocativos. 

Se ha visto en la portada de una revista especializada en bici urbana y en la página de Facebook de una causa ciclista -como imagen de portada. En ambos casos fui directa a la "fuente del conflicto", poniéndome en contacto con sus responsables, porque confío más en el diálogo cara a cara y realmente es bueno conocer los motivos que les ha llevado a ello. Las respuestas de ambos casos no me resultaron demasiado convincentes. En el primer caso fue porque "se votaron entre dos opciones y esa fue la ganadora". En el segundo, "no veo que tenga nada de malo usar las herramientas ya definidas en la sociedad como reclamo".

En mi opinión, la bici vende por sí sola y no necesita el arcaico recurso del cuerpo de la mujer. Es más, la bici es tan atractiva que se está utilizando para vender todo tipo de productos: ropa, hoteles, bebidas... Por eso, creo que acudir a este tipo de recursos en pleno S.XXI demuestran no sólo una falta de respeto a la mujer, al cosificarla, volviendo al concepto de mujer-objeto, haciendo un reclamo a la parte del cerebro reptiliano, la parte más primitiva de reflejo-respuesta, sino sobre todo, demuestran una tremenda falta de creatividad.

Este post es una búsqueda de motivos que puedan defender esas decisiones y que -quizás por mi condición como mujer- no consigo entender. Si existen motivos que justifiquen el utilizar el cuerpo de la mujer como reclamo publicitario, te agradecería que los compartieras conmigo y me ayudaras así a "salir de la ignorancia". Si estás de acuerdo conmigo en que te parece ofensivo, siempre puedes actuar acudiendo a la fuente cuando veas este tipo de situaciones. 

En la medida en la que nos impliquemos en los asuntos que nos afectan a todos, estaremos ejerciendo más la ciudadanía. Y esto es más importante de lo que pensamos, porque este mundo que tenemos lo construimos entre todos.




12 comentarios:

  1. Los argumentos que han dado para utilizar el cuerpo de la mujer como reclamo publicitario demuestran no sólo falta de creatividad, sino también de pensamiento crítico.

    La elección no es inocente en ningún caso. No vale como justificación decir que así lo quiso la mayoría. El que lo quiera una mayoría no significa que sea éticamente correcto. Tampoco es inocente aceptar acríticamente los usos sexistas de la sociedad de consumo.

    Utilizar la parte más impulsiva del cerebro (los instintos sexuales) como medio para llamar la atención no me agrada demasiado. Particularmente me desagrada verlo en espacios públicos. No porque defienda una moral rancia ni nada parecido, sino porque creo que todos tenemos derecho a pasear por la calle sin tener que soportar que nos estén estimulando sexualmente a cada momento con anuncios que, además, no nos interesan.

    Lo más peligroso de este tipo de reclamos publicitarios, en cualquier caso, es sin duda la cosificación que se hace siempre de la mujer. También ocurre con hombres, aunque bastante menos. Se trata de una barrera ética, la no cosificación de seres humanos.

    A menudo me sorprende las barbaridades que se comenten en este sentido con anuncios de televisión o incluso de radio. Lo peor de todo es la absoluta "inocencia" con que los creativos y sus clientes asumen este tipo de cosas, como si no tuvieran importancia.

    Históricamente la bicicleta y su uso por parte de las mujeres siempre ha servido de arma reivindicativa contra toda esta estólida moral sexista y sus publicistas. Los creativos que diseñan la línea publicitaria de este tipo de campañas parecen estar mal informados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por compartir tu punto de vista, Daniel. Estoy de acuerdo con lo que dices.

      Eliminar
  2. No existen motivos. Se utiliza el cuerpo de la mujer como reclamo sexual. Es lamentable. Pero todavía son más penosas las respuestas que han dado. Muestra de el ingente trabajo que tiene todavía el feminismo con la sociedad heteropatriarcal.

    No es necesario indicar la falta de ética que supone cosificar a la mujer como reclamo publicitario. Por esas estoy en contra. Pero además, como hombre, me siento bastante afectado con el abuso de los reclamos sexuales publicitarios porque inevitablemente nos estimulan sexualmente (con limitada opción a la elección) y en cierta forma me condicionan a mirar a la mujer como objeto.

    Pienso que deberías dar los nombres de la revista y de la página. Como hay personas que no quieren tomarse el esfuerzo de reflexionar sobre estas cuestiones y modificar sus planteamientos, sólo aprenden por la vía del escándalo y de la polémica. Vamos a señalarlos.

    salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, gracias Orayo, pero no pienso dar nombres. No he escrito este post para apuntar a nadie con el dedo, sino para sacar un tema del que no he visto que se haya hablado así, y ver qué opina la gente. Y tal vez evitar que se siga repitiendo en un futuro. Gracias!

      Eliminar
  3. Cuando me dicen que en la bicicleta somos invisibles y que me ponga un chaleco fosforito y reflectante, yo les digo que prueben en ir en bicicleta con minifalda...

    El cuerpo de la mujer no es solo protagonista de los reclamos sexuales, es casi siempre el protagonista de todo lo que se visibiliza o invisibiliza.

    Y creo que lo que está pasando porque se está extendiendo una visión ciertamente acrítica de "todovaleporpromoverlabici".

    Y la hipersexualización de la mujer en bici es más viejo que la tana (Fellini lo expresa en Amarcord, El grupo Queen en su video Bycycle).

    Es lo primero que tuvieron que enfrentar las mujeres que se subían a la bici, las famosas sufragistas que inventaron los bloomers para poder pedalear, porque ir en bici no era decente. De hecho, ya pasó mucho tiempo hasta que las mujeres se sintieran decentes montando a horcajadas a caballo.

    Nuevamente lo tenemos ante nuestras narices. No dejemos que esto ocurra porque puede ser un reclamo ante el ciclista hombre, ante la mujer puede ser todo lo contrario.

    Y en la bici el cuerpo de la mujer se expone.Una de las argumentaciones por el que hay más ciclistas hombres que mujeres es porque en nuestra cultura la mujer se siente expuesta no solo ante el tráfico, sino también ante las miradas.

    Gracias Isabel por hablar de esto

    Eli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía, Eli. Mil gracias por tu aporte!

      Eliminar
  4. Isa, qué buen post para generar un poco de conciencia crítica sobre este tema.

    Con o sin bici, es cierto que a hombres y mujeres nos gusta tanto sentirnos atractivos y deseados como pasar desapercibidos de vez en cuando. Y cualquiera de las dos situaciones puede incomodar dependiendo de las circunstancias.

    En este sentido, y procurando ser objetiva, creo que esa comunicación descaradamente sexualizada de la que hablamos, en muchas ocasiones no sólo está orientada al público masculino, sino también al femenino, a quien también le gusta sentirse identificado con una “fantasía”. El si estas campañas atinan o no con las fantasías de ambos ya es otro tema y, sin duda, nunca es de modo inocente o casual.

    Pero la cara se nos tuerce al ver que las fortalezas que la publicidad atribuye a las mujeres son muy distintas de las que atribuye a los hombres y eso es un problema cuando sociedad y publicidad se retroalimentan sin pausa.

    Afortunadamente, aquí, como en la vida, el deporte parece ser una vía de escape. Algunas campañas de grandes marcas deportivas se desmarcan de esta línea presentando a la mujer como igual, fuerte y competidora, evitando faldas al vuelo y labios carnosos.

    Lo bueno es que el deporte y la salud están de moda, el sexo nunca lo dejará de estar, y “las marujas” de quitamanchas y las mamás de merienda ya empiezan a oler rancio. Algo está cambiando y gran culpa de ello lo tienen hombres y mujeres que van en bici!

    Daniel, qué grande tu comentario!: “todos tenemos derecho a pasear por la calle sin tener que soportar que nos estén estimulando sexualmente a cada momento”

    jajaja… Yo nunca he tenido esa sensación!

    Si os topáis con algún material ofensivo, podéis comunicarlo al Observatorio de la Imagen de las Mujeres, que forma parte del Instituo de la Mujer, y ellos se encargarán de contactar con los responsables y de denunciarlo (Tel: 900 19 10 10 E.mail: observatorioimagen@inmujer.es).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Lucía! :)

      Espero que nadie utilice la cita fuera de contexto. Podría parecer que uno va por la calle con una sobreexcitación sexual constante :D

      Eliminar
  5. Bueno... y digo yo, ¿por qué yo lo que veo (mentira, Isa no me deja verlo) es el mensaje "si quieres ponerte sexy, ponte una bici"?

    Y por otro lado, donde vosotras veis cosificación del cuerpo femenino, yo veo estupidización del cerebro masculino. A mí me ofende ese uso... ¡pero como hombre! Me suena siempre a algo así como "a un mono ponle un plátano, a un burro una zanahoria y a un hombre... unas piernas bonitas". Me parece que el insultado es el hombre, no la mujer.

    Será que soy un antiguo.

    ResponderEliminar
  6. A veces la cosa es al revés y la bici es sólo una excusa:

    https://www.youtube.com/watch?v=Gdz0dFHEgQY
    https://www.youtube.com/watch?v=RfOT7b7dHuk

    http://www.thefixfixfix.com/

    ResponderEliminar
  7. Que una mujer vaya en minifalda en un anuncio, como podría ir con cualquier otra ropa, significa que la están faltando el respeto a la mujer, cosificándola y convirtiéndola en mujer-objeto
    un poco exagerada creo que eres, deja de ver ataques donde no los hay
    ya solo falta que digas que tendría que ir tapadita en el anuncio
    en fin lo que sobra son las feminazis de tu estilo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todas las minifaldas en una fotografía cosifican a la mujer. Lee bien, por favor: hablamos de planos innecesariamente provocativos. Ale majo, mucha salud!

      Eliminar

Google+